RIFMA

     

  • Inicio
  • San Marcelino
  • Buena Madre
  • Congregación
  • Laicos
  • Actualidad
  • Familia y Vida
  • Iglesia
  • Mensajes

Jue10192017

Last updateVie, 30 Dic 2016 11pm

Bicentenario de la Fundación de la Congregación de los Hermanos Maristas
  • Pause
  • Previous
  • Next
1/15

2 de Enero de 2017 - Bicentenario de la Fundación Marista

200 Años de la Fundación de la Sociedad de María

Congregación

Laicos

Actualidad

Familia y Vida

Back Usted está aquí: Inicio Buena Madre Articulos Lourdes : Caricia de Dios

Lourdes : Caricia de Dios

281Este día 11 de Febrero de 2008 se cumplen 150 años de la primera aparición de la Virgen a una sencilla niña, Bernardette Soubirous, en una gruta próxima al pueblecito de Lourdes,

 Francia. Así nació una nueva advocación de la Buena Madre, una de las más conocidas en el mundo entero.Conozcamos, pues, algunos detalles de las apariciones de la Virgen en Lourdes.El Papa Pío XII, para conmemorar el centenario de la Definición Dogmática de la Inmaculada Concepción, declaró año santo mariano el año 1954. Se celebró con una esmerada preparación en todas las diócesis y se organizaron innumerables peregrinaciones a aquel santuario. Quiero recordar para mis lectores la peregrinación de aquel año que hice con mi madre.

Estaba a punto de perder el ojo derecho y quise llevármela a Lourdes, por honrar a la Virgen y para ponerla en sus manos. Yo era aún muy joven, y el viaje fue delicioso. Lleno de fervor, que procuraba contagiar a todos en el tren, rezábamos el rosario casi constantemente durante el viaje, que presidía monseñor Jacinto Argaya, obispo auxiliar de Valencia, quien dedicó exquisitas delicadezas a mi madre. Los dos están ya en la presencia de Dios y espero que gozando de le hermosura de María.

Cerca por fin de los Pirineos franceses, a punto ya de llegar a Lourdes y divisar la Basílica, comencé a recordar qué es lo que allí había ocurrido. Fue un acontecimiento que acabó revolucionando las conciencias, y pasó con elegancia por encima de las mentes ciegas para lo sobrenatural en medio de la corriente racionalista y anticlerical de aquellos franceses. Lo narraré siguiendo las declaraciones de Bernardette, tratando de darles un aire atractivo y poético.

PAISAJE INVERNAL

En un paisaje invernal, de frío intenso, los álamos altos extendían sus ramas desnudas hacia un cielo plomizo y en medio del silencio, que sólo el ruido de las aguas torrenciales del río Gave y el estrépito de los molinos, rompían. Tres niñas iban buscando leña para el hogar del molinero Francisco Soubirous. Bernardette, a punto de cumplir los catorce años, hija del molinero, era una muchacha débil, pálida, enfermiza, aunque sus ojos claros reflejaban su alma inocente, a pesar de que no sabe ni leer. Se descalzan para pasar el río; pero Bernardette, que está enferma, tiene miedo a meterse en el agua. Por fin, se decide, y cuando se estaba descalzando, oyó un furor de huracán; levantó la cabeza y vio que los chopos no se movían. Frente a ella había una roca agujerada, miró hacia ella y lanzó un grito. Aterrada empezó a temblar; se inclinó, y cayó de rodillas. Ella misma nos dice lo que vio: "en un hueco de la peña, vi que se movía un rosal silvestre que había a la entrada. Después vi en el hueco un resplandor, y enseguida apareció sobre el rosal una mujer hermosísima, vestida de blanco, que me saludó inclinando la cabeza. Retrocedí asustada; quise llamar a mis compañeras y no pude. Creyendo engañarme, me restregué los ojos, pero al abrirlos vi que la aparición me sonreía y me hacía señas de que me acercara. Pero yo no me atrevía; y no porque tuviera miedo porque el miedo nos hace huir, y yo me hubiera quedado mirándola toda la vida".

Bernardette empezó a rezar el rosario, pero sus ojos no podían apartarse de la Imagen que le sonreía en la gruta. Se fijó en todas sus hermosuras. Era una joven de mediana estatura, con la gracia de los veinte años. Sobre su frente brillaba un halo de infinita pureza, y en sus ojos destellaba el suave candor de la virginidad, con la gravedad tierna de la más alta de las maternidades. Sus vestidos eran blancos. La túnica larga, y ceñida con un cinturón azul como el cielo, cubiertos la cabeza y los hombros con un velo blanco. Sobre los pies, llevaba dos rosas de color de oro. Ni diadema, ni joyas. Sólo llevaba en sus manos, unidas en gesto de oración, un rosario de cuentas blancas como la leche y de engarce amarillo, como las espigas maduras. Pasó el tiempo suficiente para rezar un rosario, y después la figura de la cueva desapareció. Bernardette tuvo la sensación del que va descendiendo. Miró en torno suyo. Vio luego a sus compañeras al otro lado del río, y se descalzó para ir en su busca y el agua le pareció caliente. -¿No habéis visto nada?- preguntó a las otras dos niñas, que jugaban y danzaban al otro lado del río. Y ellas le contestaron -¿Y tú?- Quiso callar, pero era ya tarde; sus amiguitas le tiraron de la lengua y le robaron el secreto. El cuento llegó a su madre, que le dijo:- "Eso es una tontería; te prohíbo ir hacía Masabielle". Unos días después, la buena molinera levantó la prohibición, y le dijo: "Ve, pero llévate agua bendita y échasela a la aparición. Si viene de parte del demonio, se desvanecerá".

LA SEÑORA SE PRESENTÓ

Así lo hizo. Y la "Señora" se presentó y sonrió a la niña; e inclinando la cabeza, recibió el rocío del agua bendita. Las apariciones continuaron durante el mes de febrero. Bernardette llegaba, encendía una vela, empezaba el rosario, y, a las pocas avemarías, se presentaba la Señora. La niña se transfiguraba. Entraba en éxtasis. Se quedaba pálida como la cera, con los ojos muy abiertos y fijos en el hueco de la peña y con las manos juntas y el rosario entre los dedos, sonreía con una dulzura inefable. "No era ella -dijo un testigo de vista; era un ángel, que reflejaba en su rostro los resplandores de la gloria. Al verla, muchos que estaban de pie, se ponían de rodillas. Su ademán unas veces era de súplica. "Lloraba, reía, pero era evidente que contemplaba algo celestial. Esto, durante el éxtasis; después se veía como la pobre aldeana que era." A veces la aparición hablaba con la vidente: - "Ven aquí durante quince días", le dijo una de las primeras veces. Otras, la llamaba por su nombre, le enseñaba a rezar, le mandaba besar el suelo, o caminar de rodillas hasta la roca, o transmitir mensajes de penitencia.

Un día la niña había comido unas yerbas, como le había mandado la Señora. Otro día, el 25 de febrero, le dijo que se lavase en la fuente. La niña se encaminaba hacia el río cercano, pues allí no había ninguna fuente, pero la niña escarbó en el suelo con las manos, arañando la tierra buscando agua para beber, y sólo salía barro. Por fin manó un hilo de agua, que fue creciendo hasta convertirse en un manantial abundante. La Señora le dijo: Dile al párroco de Lourdes que levante una iglesia allí. El sacerdote respondió: "Está bien; pero vas a decir a tu Señora que el cura de Lourdes no admite encargos de personas desconocidas. Que diga quién es y entonces veremos. El cura era uno de los adversarios de aquellas visiones extraordinarias. Desde el primer momento, la ciudad se había dividido en dos bandos, el de los amigos y el de los enemigos.

SIMPATÍA Y HOSTILIDAD

Pronto la simpatía o la hostilidad se transmitieron a toda la comarca. Se hablaba de comedia, de negocio, de perturbaciones cerebrales o de intervención del demonio. La ciencia y los periódicos empezaban a intervenir. Todo hace suponer, escribían, que esta niña padece catalepsia. La Iglesia y las autoridades civiles intervinieron en el asunto. Se citó a la niña, se la interrogó, se la amenazó. Sus padres estaban consternados por la tormenta que se venia sobre su casa. "Esto tiene que acabar -decía el pobre molinero-. Ya estoy cansado de cuentos."

Adversarios y simpatizantes tenían los ojos puestos en las apariciones. La asistencia de la gente iba creciendo. Las apariciones continuaron en los primeros días de marzo. Bernardette iba diariamente, aunque sin oír la voz que la llamaba de una manera irresistible. El día de la Anunciación, al despertarse muy temprano el corazón le dio un vuelco alborozado. "Es la voz", pensó con el rostro radiante de esperanza, y tomó el camino de las rocas. Las gentes que la espiaban se fueron tras ella.

Era una mañana primaveral. Una corona de nieve brillaba en las montañas cercanas; ni una nube manchaba el azul del cielo; y el sol naciente teñía de oro los viejos y húmedos paredones del castillo. Un gozoso presentimiento henchía el corazón de la multitud. Cuando Bernardette llegó, la Señora estaba ya esperando. Nunca había sucedido esto. -"Me postré y le pedí perdón por haber llegado tarde. Ella sonrió muy afable, y me hizo un movimiento de cabeza." Esta actitud alentó a la vidente: - "¡Oh Señora mía! -le dijo-, ¿queréis decirme quién sois y cuál es vuestro nombre?" Otras veces había hecho la misma pregunta, porque el párroco de Lourdes la apremiaba a que se lo preguntara, pero no había recibido contestación. Ahora repitió tres veces la pregunta: Estaba convencida de que al fin iba a oír la revelación suspirada. La figura de la cueva tenía las manos unidas y su rostro irradiaba el brillo inefable de la felicidad. De pronto, al oír por tercera vez las palabras suplicantes, las manos se separan, se abren, se inclinan hacia el suelo, para manifestar a los hombres las gracias de que estaban llenas. Luego se cierran de nuevo, se juntan, se elevan; la roca se ilumina con el fulgurar de dos ojos clavados en el cielo, y una voz vibra en el espacios: -"Yo soy la Inmaculada Concepción."- Un momento después Bernardita estaba, como los demás, delante de la peña desnuda.

Aún hubo otras dos apariciones, pero ya no eran necesarias. Los prodigios habían empezado a brotar en la roca. No floreció el rosal silvestre, como quería el párroco de Lourdes; pero empezaron a florecer las carnes de los tullidos, de los tísicos, de los leprosos. Florece el milagro y salta sin cesar del lugar bendito donde se posaron los pies rosados de la Inmaculada Concepción. Se levanta el templo, empiezan las peregrinaciones, la gota se transforma en torrente, a millares llegan los devotos de todos los confines de la tierra, rezan ante la gruta, cantan, lloran, se confiesan, hacen penitencia, son curados de sus hidropesías, de sus cegueras de cuerpo y de alma, y Lourdes se convierte en un foco mundial de vida religiosa, en una inmensa plegaria, en una oficina de lo sobrenatural, en un movimientos espiritual.

BERNARDETTE NI SIQUIERA SABE PRONUNCIAR BIEN LA PALABRA CONCEPCION

Con la sencillez de las cosas grandes se reveló que aquella aparición repetida tantas veces era de la misma Virgen María. Sí, la visita era grandiosa por la dignidad y asombrosa por lo inusitado. La muchacha de salud enfermiza ni siquiera sabía pronunciar bien la palabra "concepción" las primeras veces y el dogma de la Inmaculada Concepción, hacía cuatro años que había sido proclamado en Roma por el Papa Beato Pío IX. Pero Bernardette afirmó que la aparición había dicho: "Yo soy la Inmaculada Concepción". Era la confirmación de labios de la Virgen, de la definición infalible, que había sido controvertida.

18 APARICIONES

La primera aparición ocurrió el 11 de febrero de 1858. Luego se fueron repitiendo hasta dieciocho veces saltando por encima de dificultades, burlas, expresiones altivas y otras contradicciones. Pues buenos eran aquellos listillos escépticos, algunos bastante engreídos por los conocimientos de las ciencias humanas. Aquella pobre analfabeta y con poca salud, hija de una familia pobre, arruinada y miserable, tuvo que sufrir todas las trabas imaginables, incluidas las de la misma autoridad eclesiástica. El mismo párroco de Lourdes, a quien en nombre de la Señora, se dirigió Bernardette, a encargarle que construyeran allí una capilla, le exigió que la Virgen hiciera florecer en febrero, el rosal silvestre, que crecía a los pies de la hornacina donde se aparecía la Señora.

Hoy existe una documentación, voluminosa y seria; examinada desde todos los ángulos que puede ser investigada, contemplada y ser sometida a la crítica, como un documento que pertenece a la Historia, repleta de declaraciones, procesos, dictámenes técnicos, pruebas, cartas y réplicas.

Las pruebas de los hechos están exhaustivamente estudiadas, y sobre todo, que mucha gente, se cura bebiendo aquella agua; llegaban aluviones imparables de gente con ganas de rezar y con ansias y esperanza de curación; y las multitudes agradecidas y enfervorizadas se convertían y cambiaban de vida.

La Señora pidió que se le edificara una capilla, y que se hicieran procesiones. Los actos multitudinarios fueron varias veces prohibidos y el recinto de la cueva cerrado; hasta que llegó la esposa del almirante Bruat, institutriz de los hijos del emperador, coincidente en el día con la que hizo el mismo polemista Luis Veuillot, que informaron de modo adecuado a Napoleón III quien ordenó levantar la prohibición.

También la Iglesia cedió, y el obispo de Tarbes inició el proceso que duró dos años, hasta que el 18 de enero de 1862, escribió una carta pastoral firmada por él afirmaba, en la que sentenciaba: "Juzgamos que la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, se apareció realmente a Bernardette Soubirous el 11 de febrero de 1858 y días siguientes, 18 veces, en la gruta de Massabielle, cerca de la ciudad de Lourdes; que tal aparición contiene todas las características de la verdad y que los fieles pueden creerla por cierto... Para cumplir con la voluntad de la Santísima Virgen, repetidas veces manifestada en su aparición, nos proponemos levantar un santuario en los terrenos de la gruta".

LA BASILICA

Aún así hubo restricciones de las autoridades locales, pero trabajaron los arquitectos, las brigadas de obreros se pusieron en marcha y el 18 de mayo de 1866 pudo consagrarse la cripta, cimiento de la futura capilla. Comenzaron las peregrinaciones masivas y organizadas en el 1873. En el 1876 se pudo consagrar la basílica. La iglesia del Rosario, consagrada en 1901, se levanta para suplir las deficiencias de espacio de la primitiva basílica, que pronto fueron palpables por la afluencia de peregrinos. En 1958, el cardenal Roncalli, que después será el papa Juan XXIII, consagró la basílica subterránea dedicada a san Pío X, que había extendido la devoción a toda la Iglesia. Lourdes es un sitio privilegiado para la devoción cristiana. Oración, silencio para el recogimiento. Abundantes actos de culto que facilitan la piedad. Muchos rosarios en las manos de los fieles por los espacios descubiertos y en las iglesias. Gente enfervorizada de rodillas. Culto público y multitudinario en tantas ocasiones para atender las necesidades espirituales de los peregrinos que acuden en masa.

LA PROCESION CON EL SANTISIMO SACRAMENTO Y LA DE LAS ANTORCHAS

En la montaña que rodea el Santuario se ha levantado un Vía Crucis entre empinadas pendientes con las estaciones de la Pasión. Hay que destacar dos actos cumbres diarios. La procesión con el Santísimo a primera hora de la tarde, con filas de peregrinos y multitud de enfermos que mientras adoran a Cristo Eucaristía, reciben su bendición entre súplicas, lágrimas y actos de fe y ¡de esperanza! Porque de vez en cuando ocurre el milagro pedido. Milagro que se examina científicamente y teológicamente porque para aprobarlo se prueba, se examina, se discute, se mira y se remira con lupa, hasta que se garantiza y se puede publicar. El segundo acto impresionante la procesión de antorchas por la noche, en la que se canta, se honra, y se alabanza a Dios y a su Madre en todos los idiomas, y se unen los corazones en el rezo y canto de las avemarías del Rosario, como luminarias de fe.

ENFERMOS ATENDIDOS

Pero lo más grande es que los enfermos son
atendidos, asistidos, y hasta mimados; los más tristes y desesperados casos se pueden ver en cualquier rincón de Lourdes; perfectamente cuidados, llevados y traídos por un generoso voluntariado internacional y multirracial que con delicadeza ve a otro Cristo en el cuerpo, a veces tan descompuesto en la camilla que empuja o arrastra ¡Y lo más admirable! La humanidad doliente atendida, la que suplica salud para el cuerpo, se ve pletórica de esperanza, de consuelo; lo que se percibe a simple vista en la alegría, la aceptación de la enfermedad, del dolor y del sufrimiento. Limitación sosegada y alegre con dulce resignación.

CURACION DEL ALMA

No sería completo el panorama descrito si no hubiera oportunidades para curar el alma. Igual que hay una piscina para los cuerpos, por si a la Virgen Santísima le pareciera bien devolver la salud, hay confesionarios para curar las almas, con la certeza firme de obtener siempre el perdón solicitado en el sacramento de la reconciliación. En Lourdes de Francia, se inyecta un río de fe para el mundo tan necesitado de fe y de esperanza.
Terminemos con las palabras que el Papa Juan Pablo II dirigió a la Virgen María para consagrar el mundo a su Corazón Inmaculado, durante el Año Santo de la Redención:

CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA

Madre de Cristo y Madre Nuestra, deseamos unirnos a la consagración que tu Hijo hizo de sí mismo: Yo por ellos me consagro, para que ellos sean consagrados en la verdad (Jn 17, 19), y renovar nuestra consagración, personal y comunitaria, a tu Corazón Inmaculado.

Te saludamos a ti, Virgen Inmaculada, que estás totalmente unida a la consagración redentora de tu Hijo. Madre de la Iglesia: ilumina a todos los fieles cristianos de España en los caminos de la fe, de la esperanza y de la caridad; protege con tu amparo materno a todos los hombres y mujeres de nuestra patria en los caminos de la paz, el respeto y la prosperidad. ¡Corazón Inmaculado! Ayúdanos a vencer la amenaza del mal
que atenaza los corazones de las personas e impide vivir en concordia:

¡De toda clase de terrorismo y de violencia, líbranos!
¡De todo atentado contra la vida humana,
desde el primer instante de su existencia hasta su último aliento natural, líbranos!
¡De los ataques a la libertad religiosa y a la libertad de conciencia, líbranos!
¡De toda clase de injusticias en la vida social, líbranos!
¡De la facilidad de pisotear los mandamientos de Dios, líbranos!
¡De las ofensas y desprecios a la dignidad del matrimonio y de la familia, líbranos!
¡De la propagación de la mentira y del odio, líbranos!
¡Del extravío de la conciencia del bien y del mal, líbranos!
¡De los pecados contra el Espíritu Santo, líbranos!

Acoge, oh Madre Inmaculada,
esta súplica llena de confianza y agradecimiento.
Protege a España entera y a sus pueblos,
a sus hombres y mujeres.
Que en tu Corazón Inmaculado se abra a todos
la luz de la esperanza.
Amén.

Autor : Padre Jesús Martí Ballester -

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesitas activar JavaScript para poder verla

Fuente : www.catholic.net

Beatificaciones 2013

Maristas en Misión

Brasas ardientes

Conferencia 2013

FMSI – ONLUS

Maristas ayer, hoy y siempre

Alepo, Siria
Somos simplemente ... maristas
Familia Marista
Formamos la familia de María
Jesús nos dice:
"Mira que estoy a tu puerta y llamo "
Le Rosey, Francia
Casa de los Hermanos frente a la casa natal de Marcelino
Nuestra Buena Madre
" Ella lo ha hecho todo entre nosotros "
Vaticano
Monumento a San Marcelino Champagnat
Hermano Benito Arbués
Superior General entre 1993 y 2001
Marcelino en su hogar
enseñando el Catecismo a los niños de Le Rosey
Cuba, 1940
Comunidad de Hermanos de Cárdenas
Beato Hermano Bernardo
asesinado en 1934 y beatificado en el 2007
Casa General - Roma
Engalanada por la Canonización de San Marcelino
Hermano Heriberto Weber
Con su curación milagrosa se obtuvo la Canonización de Marcelino
Comunidad de Luján, Argentina - 1907
Comunidad de Luján, Argentina - 1907
Nuestros Mártires del Zaire
Miguel Ángel Isla, Julio Rodríguez, Fernando De la Fuente y Servando Mayor
Bicentenario Marista
Un nuevo comienzo...