RIFMA

     

  • Inicio
  • San Marcelino
  • Buena Madre
  • Congregación
  • Laicos
  • Actualidad
  • Familia y Vida
  • Iglesia
  • Mensajes

Jue10192017

Last updateVie, 30 Dic 2016 11pm

Bicentenario de la Fundación de la Congregación de los Hermanos Maristas
  • Pause
  • Previous
  • Next
1/15

2 de Enero de 2017 - Bicentenario de la Fundación Marista

200 Años de la Fundación de la Sociedad de María

Congregación

Laicos

Actualidad

Familia y Vida

Back Usted está aquí: Inicio Laicos Secretariado Hacia un nuevo ecosistema eclesial

Hacia un nuevo ecosistema eclesial

746Una nueva visión del Laicado Marista en relación con el Instituto.- Hoy se habla mucho del papel de los Laicos en la Iglesia y, en el caso particular que nos interesa,

de su relación con las congregaciones religiosas con las cuales comparten misión, espiritualidad y carisma.

Los Laicos Maristas también se han ido haciendo, poco a poco, presentes de una manera nueva en la vida de los Hermanos.

Esta nueva manera de estar presentes ha generado un sin número de sentimientos y actitudes entre los Hermanos, no siempre convergentes. Algunos de ellos incluso hablan de confusión de identidades y de roles entre Hermanos y Laicos.

Hasta no hace muchos años, los laicos y laicas, que son más del 99% de la Iglesia Católica, no pasaban de ser un dócil rebaño guiado por sus pastores (obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas). En el mejor de los casos eran apreciados colaboradores. En general, no estaban acostumbrados a pensar por sí mismos en materia religiosa, necesitaban ser orientados sobre qué hay que creer, cómo hay que celebrar la fe, cómo comportarse en la vida… Casi todo estaba previsto y sancionado. Y no hablemos de su casi nula participación en la toma de decisiones eclesiales. En el caso de las mujeres, la situación todavía era -y es- peor.

Pero vino un Papa (Juan XXIII) y un Concilio (Vaticano II) que permitieron al Espíritu Santo volver a entrar con renovada energía en el corazón de la Iglesia. Al principio sólo se vieron algunos cambios externos: la misa en lenguas vernáculas, el altar de cara al pueblo, desaparecieron las sotanas… Luego empezaron a publicarse muchos documentos, pero el pueblo cristiano todavía no se daba cuenta de las dimensiones del cambio. Parecía que sólo era una cosa para técnicos y especialistas de la religión.

Poco a poco -y han tenido que pasar cuatro décadas-, se ha ido tomando conciencia de la auténtica revolución que eso supone, por más que a algunos todavía asuste y desestabilice. En la Iglesia, la misión es única, aunque se desarrolle en diversos ministerios. La dignidad y la vocación a la santidad son iguales para todos. No existen determinados estados de perfección. Y, a partir de ahí, se origina una nueva relación entre todos los miembros de la Iglesia, que da origen a un nuevo “ecosistema eclesial” , el cual apenas está comenzando a intuirse y a desarrollarse. Término usado por el Hermano Antonio Botana, FSC, en el documento “Asociados para la Misión Educativa Lasaliana”. En esta charla utilizo párrafos enteros de este autor.

Los Laicos ya no son cristianos “menores de edad”, menos “perfectos” y no tan “fiables”. Ahora están en igualdad de condiciones. De tal manera que la Iglesia asume que no puede caminar sin su aporte: su estilo de vida, su implicación en la misión y su capacidad de participación y decisión eclesial. Y esto se traslada igualmente a los Laicos y Laicas que se sienten al lado de los Hermanos Maristas.

Se trata de un auténtico terremoto para nuestras viejas concepciones de identidad, carisma, espiritualidad, misión, participación y capacidad de decisión. Juan Pablo II, en la exhortación apostólica Christifideles Laici, dice todavía más: “En la Iglesia-Comunión los estados de vida están de tal modo relacionados entre sí que están ordenados el uno al otro… Son modalidades a la vez diversas y complementarias, de modo que cada una de ellas tiene su original e inconfundible fisonomía, y al mismo tiempo cada una de ellas está en relación con las otras y a su servicio (ChF 55.3).

Es decir, los estados de vida que se sienten llamados a seguir un mismo carisma, en nuestro caso el carisma marista de Champagnat, quedan influidos unos por otros: los Hermanos ya no pueden entenderse sin los Laicos y viceversa. Ha comenzado una reacción en cadena donde nada ni nadie queda al margen y donde ya nada será igual.

El Espíritu Santo nos está diciendo que no hay futuro para el carisma de Marcelino Champagnat si no “ensanchamos el espacio de nuestra tienda”, si no caminamos juntos, Hermanos y Laicos, para “compartir vida: espiritualidad, misión, formación…” (XX Cap. General: Optamos por la Vida, 26). Así nos lo recuerda el XX Capítulo General: “Estamos convencidos de que el Espíritu de vida nos conduce en este camino común” (Id, 29).

“¡Dejaos mover por el Espíritu!”, es la invitación que Marcelino nos repite hoy, y que tiene una significación muy concreta para todos aquellos que quieran vivir el carisma marista de Champagnat en profundidad, como Hermanos o como Laicos: recuperemos, si lo hemos perdido, o señalemos con decisión como eje central de nuestra identidad marista la misión compartida para el servicio educativo de los niños y los jóvenes, especialmente los más desatendidos.

Poco a poco se perfila un nuevo panorama con nuevos puntos de referencia: el carisma, don del Espíritu Santo para el servicio de la misión, es concedido a la Iglesia, no es propiedad del Instituto. Tampoco la misión es “del Instituto”, sino que es la única misión de la Iglesia, en la que los religiosos participan al lado de los demás creyentes. El carisma recibido a través de su Fundador “genera una afinidad espiritual entre las personas” (ChL 24.3), y puede ser compartido por creyentes en diferentes estados de vida.

Es decir, poco a poco se pasa del esquema [un solo planeta (el Instituto) con diversos satélites (los grupos de laicos que se le adhieren)], a [diversos planetas (familia carismática) que giran en torno a la misión], siendo cada órbita una forma de vivir el mismo carisma que nos hace girar en torno a la misma misión. El centro es la Misión, la Espiritualidad, el Carisma, no el Instituto.

¿Cuál es el resultado de esta reacción en cadena?

Se está constituyendo un nuevo ecosistema eclesial, caracterizado por un nuevo tipo de relaciones entre los seres que lo componen. En este ecosistema los grandes dinosaurios tienen pocas posibilidades de sobrevivir, y entiendo aquí por “grandes dinosaurios” los grandes Institutos de Vida Religiosa, que arrastraban tras de sí a otros grupos de creyentes que vivían espiritualmente a expensas de las migajas del grande, o colaborando en la misión de aquél, casi siempre en segundo plano.

El nuevo ecosistema eclesial se caracteriza por las Familias evangélicas o carismáticas, es decir, los conjuntos formados por instituciones y grupos de creyentes unidos por un mismo carisma fundacional, o una misma “raíz carismática”, pero con estados de vida diferentes y con diversas acentuaciones del mismo carisma. La fuerza de la Familia carismática no proviene de una institución dominante que arrastra a las demás, sino de la comunión entre las diversas instituciones y grupos, puesta al servicio de la misma misión, enriquecida ésta por los carismas particulares de cada grupo.

En este nuevo esquema eclesial y dentro de la Familia Carismática originada por san Marcelino Champagnat debe saber situarse el Movimiento Champagnat de la Familia Marista y cada una de las Fraternidades. De no hacerlo, creo que estaríamos cortando las alas al Espíritu Santo. Quiero animar a cada uno de ustedes, y a todo al Instituto, en este descubrimiento y en las consecuencias prácticas que ello conlleva.

Si el Señor nos llama a abrir caminos nuevos, el Espíritu nos dará la sabiduría, la fuerza y la alegría para lograrlo. No debemos tener miedo. Todo es posible para el que se deja llevar por el Espíritu. María, nuestra Buena Madre, es nuestra mejor maestra.


Hermano Pau Fornells a las Fraternidades de Francia
L’Hermitage, 13 de mayo de 2006

Fuente : www.champagnat.org

Beatificaciones 2013

Maristas en Misión

Brasas ardientes

Conferencia 2013

FMSI – ONLUS

Maristas ayer, hoy y siempre

Alepo, Siria
Somos simplemente ... maristas
Familia Marista
Formamos la familia de María
Jesús nos dice:
"Mira que estoy a tu puerta y llamo "
Le Rosey, Francia
Casa de los Hermanos frente a la casa natal de Marcelino
Nuestra Buena Madre
" Ella lo ha hecho todo entre nosotros "
Vaticano
Monumento a San Marcelino Champagnat
Hermano Benito Arbués
Superior General entre 1993 y 2001
Marcelino en su hogar
enseñando el Catecismo a los niños de Le Rosey
Cuba, 1940
Comunidad de Hermanos de Cárdenas
Beato Hermano Bernardo
asesinado en 1934 y beatificado en el 2007
Casa General - Roma
Engalanada por la Canonización de San Marcelino
Hermano Heriberto Weber
Con su curación milagrosa se obtuvo la Canonización de Marcelino
Comunidad de Luján, Argentina - 1907
Comunidad de Luján, Argentina - 1907
Nuestros Mártires del Zaire
Miguel Ángel Isla, Julio Rodríguez, Fernando De la Fuente y Servando Mayor
Bicentenario Marista
Un nuevo comienzo...