RIFMA

     

  • Inicio
  • San Marcelino
  • Buena Madre
  • Congregación
  • Laicos
  • Actualidad
  • Familia y Vida
  • Iglesia
  • Mensajes

Sáb08182018

Last updateVie, 30 Dic 2016 11pm

2 de Enero de 2017 - Bicentenario de la Fundación Marista

Back Usted está aquí: Inicio Actualidad Categorías Controversias Actualidad Controversias La situación actual en Alepo - Entrevista al Hno. Georges Sabé

La situación actual en Alepo - Entrevista al Hno. Georges Sabé

alepoReproducimos una entrevista hecha por Radio Vaticana, el 5 de noviembre de 2014, al Hermano Georges Sabé. En esa entrevista, el Hermano marista indica la situación actual de los habitantes de la ciudad de Alepo,

dividida desde hace dos años en dos sectores, uno en manos del ejército del gobierno y otro bajo el poder de los rebeldes sirios.

 

¿Cómo se vive hoy en Alepo.

 

Hoy en día, la situación es bastante tranquila porque la ciudad está dividida en dos secciones. Es imposible pasar de una parte a la otra. Se necesita hacer un largo viaje. Un viaje que llevaba antes cinco o diez minutos puede requerir ahora once o doce horas porque pasamos de una región a otra: una región está bajo el gobierno y la otra en manos de elementos armados. Existen combates fuera de la ciudad y hay bombas que caen en algunos distritos. Anteayer, cayó una bomba en un barrio cristiano, actualmente vacío. La gente ha abandonado esa zona porque es el objetivo en el que han caído bombas y munición de morteros. La gente está cansada. Después de tres años de guerra, la gente no sabe cómo terminará todo. ¿Cuándo y cómo va a terminar? Además de cansancio, la gente tiene miedo. De las 24 horas del día, 23 son sin electricidad.  Pasamos toda la semana sin internet. Gracias a Dios, volvemos a tener agua, algo positivo.

 

Usted ha dicho que, ante esta situación, muchos habitantes de Alepo eligen el éxodo...

 

Lamentablemente muchas familias y muchos jóvenes salen de la ciudad casi a diario. Hay una verdadera sangría imposible de detener. Creo que esta hemorragia también proviene del cansancio de la gente porque los horizontes son inciertos. No se sabe dónde nos conducirá todo esto. Prefieren emigrar a países vecinos, en la medida en que son aceptados. El Líbano, actualmente, plantea muchos problemas para permitir el ingreso de los sirios. Tienen suficientes refugiados, desplazados sirios a Líbano. Jordania también plantea muchos problemas. Hay jóvenes que tratan de huir a Turquía, Grecia y los países de Europa, por medios que no son muy legales. En cualquier caso, cada uno hace lo que puede para huir. Hay edificios enteros que quedan vacíos. La gente se marcha y es lo que resulta más difícil.

 

A pesar de la guerra, ¿no existe ningún motivo de esperanza?

 

A pesar de todo, le puedo asegurar que hay muchos signos positivos, signos normales de una vida cotidiana, es decir, escuelas que funcionan, la universidad que sigue sus cursos, personas que tienen trabajo y que pueden acudir a él. Hay una gran cantidad de frutas y verduras, los alimentos están llegando. Creo que la ayuda internacional se ralentiza y se orienta a otros puntos calientes. Estamos en un momento en el que Siria no está en primera línea de importancia e interés para los medios de comunicación ni para la política general. Eso cansa a las personas. Estamos cansados. No porque estamos asustados o porque nos sentimos amenazados… Pero, ¿dónde se va llegar? Hemos resistido tres años. Podríamos resistir todavía más pero con un horizonte un poco más abierto que nos permitiera ver que retornaremos a la paz. La solución no se resolverá con las armas. Desgraciadamente, las armas causan muchas heridas en las familias, en las personas. Casi todas las semanas tenemos un funeral de alguna persona que nos es querida y que ha muerto en combate o en bombardeo de un lado o del otro.

 

En este momento, la atención de los medios de comunicación se concentra más bien en Kobané, en la frontera con Turquía. En Alepo, ¿existe también la amenaza del estado islámico?

 

Esta es una de nuestras preocupaciones. El estado islámico está a las puertas de Alepo. Por el momento, no se mueve, no avanza. No están muy lejos de la ciudad. La zona de la ciudad bajo control del gobierno no está directamente amenazada, por el momento. Pero en nuestras mentes, esta amenaza existe. Hay un miedo interior que hace que todos nos hagamos la pregunta. ¿Será mejor marcharse ahora o esperar hasta que los dramáticos acontecimientos se presenten y nos obliguen a huir, como sucedió en Mosul?

 

_______________
http://fr.radiovaticana.va

 

Fuente :  http://www.champagnat.org/400.php?a=6&n=3442#sthash.owCS3sfq.dpuf