RIFMA

     

  • Inicio
  • San Marcelino
  • Buena Madre
  • Congregación
  • Laicos
  • Actualidad
  • Familia y Vida
  • Iglesia
  • Mensajes

Mar01162018

Last updateVie, 30 Dic 2016 11pm

2 de Enero de 2017 - Bicentenario de la Fundación Marista

Back Usted está aquí: Inicio Familia y Vida Categorías Testimonios Familia y Vida Testimonios El laberinto de las relaciones personales

El laberinto de las relaciones personales

78Los mayores dicen que antes eran mejores, que la gente era más humana y cercana y que ahora hay mucha proximidad -vivimos juntos y revueltos-, pero muy poca cercanía.

¿ Habrá que creer a los mayores ?...Asomándonos al espejo de la sociedad que son los medios de comunicación, vemos que lo que empezó como una «tómbola» sólo en cadenas de televisión regionales, ahora es un absoluto «mercado» en todos los canales, todos los días y en sesiones de mañana, tarde y noche. Se hacen, deshacen y rehacen emparejamientos, se airean infidelidades, se traicionan amistades; se fingen sentimientos y se vende ( porque se compra ) la intimidad.

La familia

De las relaciones en la familia no nos cuentan asuntos mucho más animosos: violencia doméstica, ancianos que mueren solos, separaciones traumáticas, incomprensión (en las dos direcciones) generacional. Afortunadamente, la normalidad no es noticia, pero existe.



Pero es cierto que los mensajes públicos que se reciben apuntan hacia un esquema de sentimientos arraigados más en los efectos físicos que no en bases éticas o en conceptos morales y a un esquema de relaciones personales donde todo es transitorio y mudable.

Usar y tirar

Aunque esté ya muy manido, hay que volver a decir que estamos en la cultura del usar y tirar. Nada es para siempre, e incluso es de mal gusto mantener algo demasiado tiempo, porque siempre hay «en el mercado» algo nuevo con nuevas «prestaciones». Se diría que también los diferentes componentes de distintas parejas son, como los ingenios de la electrónica, «compatibles» y pueden intercambiarse sin problema.

Al igual que en el mercado laboral, en las relaciones personales que afectan a los sentimientos más íntimos, también puede haber sentimientos a tiempo parcial, a prueba, con contrato temporal o actividad sin contrato.

Relaciones gratificantes

Eso es lo público, la noticia. Pero todos sabemos que en la calle, en nuestros ambientes más cercanos, hay unas realidades más esforzadas, más gratificantes, más «normales».

Que muchos jóvenes intentan buscar y construir un amor «para toda la vida», que muchos ancianos son atendidos en las familias aunque sea a costa de una pérdida importante de libertad de sus hijos, que sigue existiendo la familia como proyecto, y que adolescentes y maduros continúan alimentando la amistad «de largo recorrido».

Lo que pasa es que nada es gratis, y que las corrientes que la sociedad muestra en la superficie (por intereses extraños, por negocio) pueden ir creando, van creando, un ambiente y un estado. Y si esas corrientes no nos satisfacen, tenemos el derecho y el deber de luchar por nuestras convicciones y por nuestros intereses.

Enriquecimiento mutuo

Una relación que permanezca, que tenga esperanza y deseo de futuro, que gratifique, que enriquezca a las dos partes, que ponga el proyecto común por encima del interés inmediato e individual.

La clave de unas relaciones personales satisfactorias es sencilla y viene en cualquier manual de psicología. Y vale para cualesquiera escenarios en que dos personas se encuentren (la familia, la amistad, el sexo, el trabajo, el viaje en metro) y el considerar a la otra persona tan importante como a ti mismo.

Por cierto, que ya venía en los libros sagrados de hace mucho tiempo: «Ama a tu prójimo como a ti mismo».

( Extractado de Folletos de Presencia 7 – N° 19 - www.conferenciamarista.es).