RIFMA

     

  • Inicio
  • San Marcelino
  • Buena Madre
  • Congregación
  • Laicos
  • Actualidad
  • Familia y Vida
  • Iglesia
  • Mensajes

Jue01182018

Last updateVie, 30 Dic 2016 11pm

2 de Enero de 2017 - Bicentenario de la Fundación Marista

Back Usted está aquí: Inicio San Marcelino San Marcelino Escritos Nuestros primeros hermanos. compañeros maravillosos de Marcelino

Nuestros primeros hermanos. compañeros maravillosos de Marcelino

primeros_HnosEste libro del Hno. Alain Delorme da una buena idea del frescor de los primeros años de la fundación del Instituto y de la santidad del Padre Champagnat que había penetrado como un perfume el alma de

nuestros Primeros Hermanos. Su lectura confirma el título: son verdaderamente compañeros maravillosos de Marcelino.

Veinte retratos de los Primeros Hermanos son presentados. Juntos, evocan la idea de la santidad de un grupo, el de nuestra Familia Marista, que se manifiesta frecuentemente por una madurez humana. Nuestros Hermanos son piadosos, pero al mismo tiempo son simpáticos, atentos, humanos, serviciales: "tienen la cabeza sobre los hombros", como dice el Hno. Juan Bautista, autor de sus biografías. Y, de Marcelino, heredan un amor apasionado al Señor y a nuestra Buena Madre, una pasión de apóstoles.

Este libro debería estar entre las manos de todos nuestros jóvenes formandos, de todos los laicos que desean beber en la fuente de la espiritualidad marista y de los amigos que trabajan con nosotros. Complemento precioso de la Vida del Fundador, se lee muy bien, concluyendo cada retrato con un contacto directo con el Hermano en una plegaria final. Este libro se presta también a una lectura meditada, gradual en el tiempo, o incluso a hacer de ella sujeto de un retiro.

Esta riqueza marista será, sin duda, apreciada aún más por los Hermanos que estiman todo lo que es "el pan de casa", según la expresión del Hermano Alfano. Mirar de cerca a nuestros Primeros Hermanos es saludable: es como descubrirse a sí mismo, mejor todavía, es leer nuestra identidad en la pureza de las fuentes. Hay alegría y sano orgullo por haber tenido tales Hermanos; es la misma alegría y el mismo entusiasmo que sentimos con respecto a nuestro Fundador. Todo en ellos nos impulsa a reencontrar, hoy, su generosidad y su audacia apostólica.

______________ H. Giovanni Maria Bigotto.

Fuente : http://www.champagnat.org/es/261000007.asp?num=1549